La generación de la imagen

Pierre-Louis Pierson, «Scherzo di Follia», 1861-1867/Ca. 1930. The Metropolitan Museum of Art, New York.

Pierre-Louis Pierson, «Scherzo di Follia» (El juego de la locura), 1861-1867/Ca. 1930.
The Metropolitan Museum of Art, New York.

Cuando la condesa de Castiglione era fotografiada por Pierre-Louis Pierson hacia 1860 no sólo se estaba produciendo un cambio en la estética pictorialista, se estaba anunciando la modernidad. La condesa ejercía como artista-autora creando un juego de relaciones entre el fotógrafo-voyeur y la modelo con bastante de performer. Esta mujer de estética avanzada y escandalosa es parte de la historia moderna, aquella que se construye mediante las imágenes y que no habla de los grandes acontecimientos o los escenarios oficiales sino de uno mismo. La condesa hace algo tan moderno como construirse a sí misma a través de las imágenes que ella planea cuidadosamente.

Luego, en el París de los surrealistas, otra mujer fotógrafa y performer hace de su cuerpo, la máscara y el disfraz el soporte de sus investigaciones artísticas. Se trata de Claude Cahun una artista ligada al Surrealismo y con ciertas conexiones con la obra de Rrose Selavy, el fascinante juego de identidades creado por Marcel Duchamp.

Algo de todo esto hay en el último proyecto de Joan Fontcuberta A través del espejo, exposición que se puede ver en el Centre d’Arts Contemporànies de Vic. Fontcuberta en lugar de producir imágenes otorga valor a las que ya circulan, una recopilación de identidades anónimas que se encuentran en el ámbito virtual, una cartografía contemporánea de nuestro presente como aquel atlas iconográfico del historiador Warburg que sirve como pretexto para otra exposición sobre el poder de las imágenes: ATLAS – ¿Cómo llevar el mundo a cuestas? en el Museo Reina Sofía.

Mientras, Guggenheim hace oficial los nuevos rumbos de la imagen contemporánea que desde la década de los 60 toman el objeto-documento y el archivo como los nuevos paradigmas y soportes de la posmodernidad. Ha llamado a estos artistas «la generación de la imagen» y los ha reunido bajo el título Haunted: fotografía-vídeo-performance contemporáneos. Cada una de las piezas que llenan la segunda planta del contenedor de Gehry es embriagadora porque no te permite despegar la mirada, siniestra porque «cuando uno ve una imagen atroz una y otra vez, acaba por no afectarle», como Orange Disaster # 5 (Andy Warhol, 1963) donde el espacio vacío de la sala de ejecución de la silla eléctrica se multiplica perturbadoramente.

Joan Jonas, «Mirror Piece I» (Pieza de espejo I), 1969. Solomon R. Guggenheim Museum, New York.

Joan Jonas, «Mirror Piece I» (Pieza de espejo I), 1969. Solomon R. Guggenheim Museum, New York.

Fotografía, pintura, vídeo, cine e instalaciones en cinco categorías conceptuales: «Apropiación y archivo», «Muerte, publicidad y política», «Documentación y reiteración», «Paisaje, arquitectura y paso del tiempo» y «Lo traumático y lo siniestro»; una exposición que se pudo ver en el Guggenheim de Nueva York hasta septiembre, que incluye en Bilbao obras nunca exhibidas aquí y otras recientes adquisiciones de la Solomon R. Guggenheim Foundation. El término haunted se refiere a las imágenes que «son en realidad fantasmas de fantasmas», reconstrucción de recuerdos, apropiaciones para hacer visible la memoria humana. Es la angustia por la pérdida de memoria colectiva la que lleva a Sarah Charlesworth a trabajar desde 1977 en la serie Modern History planteando cómo (re)construir la historia a través de las imágenes de las portadas del periódico internacional The Herald Tribune. Esa memoria cultural abocada a la amnesia es de la que se apropia Christian Boltanski en la instalación Humans, 1994, un mosaico compuesto por miles de imágenes refotografiadas anónimas provenientes de álbumes familiares y otros archivos. Por otro lado, la huella de Ana Mendieta en una naturaleza sin testigos como memoria individual y simbólica y la memoria recuperada en la obra de Gilliam Wearing, Self-Portrait at 3 Years Old, 2004, donde la artista, al igual que Cahun utiliza máscaras para disfrazarse de sí misma o de otras personas.

Apropiación, autorrepresentación y archivo: depósitos de información cultural, autobiográfica e histórica donde todos podemos ser partícipes, porque todos tenemos a mano un dispositivo fotográfico que nos permite reconstruir los recuerdos y almacenarlos en un álbum, y como la condesa de Castiglione, mostrar sólo hasta donde queremos mostrar.

Haunted: fotografía-vídeo-performance contemporáneos, Guggenheim Bilbao. 6 de noviembre, 2010-13 de marzo, 2011.
A través del espejo. Joan Fontcuberta, Centre d’Arts Contemporànies Vic. 2 de diciembre, 2010-4 de marzo, 2011
ATLAS – ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. 26 de noviembre, 2010-27 de marzo, 2011

*Este artículo fue publicado en Trazos, nº 15, diciembre de 2010 y en SalonKritik.net el 25 de enero, 2011.

Anuncios