La artista famosa más desconocida del mundo. Yoko Ono en Guggenheim Bilbao

La retrospectiva de Yoko Ono (Tokio 1933) que desde marzo se puede visitar en Bilbao es una de esas exposiciones cercanas al espectáculo protagonizada por una artista más que mediática. Pero al mismo tiempo supone una oportunidad excepcional para revisar la trayectoria artística de la artista conceptual, su verdadero talento y el alcance e influencia de su trabajo en el campo de las artes visuales, la performance, la música y el cine. Posiblemente su agitada biografía no haya ayudado a su pleno conocimiento –y reconocimiento– como una de las artistas pioneras en el movimiento Fluxus siendo más conocida por las biografías de The Beatles que por la historia del arte contemporáneo. Lo cierto es que Yoko Ono ya era artista –y con una trayectoria definida, por cierto– antes de su encuentro con John Lennon, sobre quien, dicen, ejerció una importante influencia personal y profesional. La exposición de Guggenheim Bilbao reivindica a una artista clave en la vanguardia de los años sesenta que ha creado desde entonces una importante obra que incluye objetos conceptuales, performance, instrucciones de uso, instalaciones de gran formato y representaciones experimentales.

Yoko posando para los fotógrafos en Guggenheim Bilbao. ⒸPhotograph_Rafa Rivas AFP Getty Images.

Yoko posando para los fotógrafos en Guggenheim Bilbao. ⒸPhotograph Rafa Rivas AFP Getty Images.

ENERGÍA POSITIVA. YES PAINTING, 1966

En noviembre de 1966 Yoko Ono exponía por primera vez en la Indica Gallery de Londres, donde se mostraba una de sus obras más conocidas, Ceilling Painting o Yes Painting, una instalación que invita al espectador a subir por una escalera y encontrar un panel de acero con una lupa colgando donde poder leer la palabra yes. Aunque la instalación ha variado desde entonces, en el Guggenheim encontramos la misma versión diminuta que leyó John Lennon en la Indica Gallery. Ceilling Painting es una de las obras más importantes de la artista porque supone un grito de energía positiva de una de las artistas más activas del movimiento de vanguardia de los años 60. Fue testigo de la devastación de Japón durante la II Guerra Mundial y el clima intelectual de la posguerra y fue la primera estudiante femenina de filosofía en la universidad de Gakushuin. Formó parte de un movimiento intelectual-artístico que se rebelaba contra toda ortodoxia utilizando la auto-expresión individual contra los estragos de la guerra. Esta obra anuncia su activismo –junto a otros colaboradores, como John Lennon– en contra de la guerra, o mejor, por la paz internacional, porque Ceilling Painting contiene un mensaje positivo.

Yoko Ono, "Unifinished Paintings", exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, “Unifinished Paintings”, exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, "Yes Painting", exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, “Yes Painting”, exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, "Yes Painting", exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, “Yes Painting”, exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, "Yes Painting", exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Yoko Ono, “Yes Painting”, exposición en Londres, Indica Gallery, noviembre de 1966. © Yoko Ono.

Luego llegaría Bed-In for Peace, donde la célebre pareja pedía una oportunidad para la paz mundial durante su luna de miel en el Hotel Hilton de Ámsterdam; la grabación de Give Peace a Chance, y la intervención en distintas ciudades del mundo con los pósters War Is Over! (If You Want It). Era 1969, la culminación de una década que tenía como protagonistas la insurrección pacifista contra la guerra de Vietnam, el movimiento cívico negro y los primeros movimientos feministas y homosexuales. Contexto en el que Yoko Ono participó como artista y activista y cuyos mensajes continúa hoy proclamando –aunque descontextualizado y repetido durante décadas deviene en un conceptualismo bastante ingenuo e incluso inocuo.

Yoko Ono y John Lennon "Bed-In for Peace", durante su luna de miel en el Hotel Hilton de Ámsterdam, 1969. © Yoko Ono.

Yoko Ono y John Lennon “Bed-In for Peace”, durante su luna de miel en el Hotel Hilton de Ámsterdam, 1969. © Yoko Ono.

Yoko Ono y John Lennon "War Is Over! (If You Want It)", 1969 en Londres.

Yoko Ono y John Lennon “War Is Over! (If You Want It)”, 1969 en Londres.

Yoko Ono y John Lennon "War Is Over! (If You Want It)", 1969. Valla publicitaria instalada en Times Square, Nueva York © Yoko Ono.

Yoko Ono y John Lennon “War Is Over! (If You Want It)”, 1969. Valla publicitaria instalada en Times Square, Nueva York © Yoko Ono.

Yoko Ono y John Lennon, "War Is Over! (If You Want It)", 1969. Valla publicitaria instalada en Times Square, Nueva York © Yoko Ono.

Yoko Ono y John Lennon, “War Is Over! (If You Want It)”, 1969. Valla publicitaria instalada en Times Square, Nueva York © Yoko Ono.

FLUXUS: EL FLUJO DE LA VIDA

Comienza a ser una artista conocida a mediados de los cincuenta cuando se establece definitivamente en Nueva York donde se unió a las clases de composición de John Cage, su primera influencia en el campo de la música experimental y las nuevas formas de arte efímeras, tras sus estudios de filosofía en Tokio y composición y poesía contemporánea en Nueva York. Es entonces cuando comienza sus Instruction Paintings y una de sus primeras piezas, Lighting Piece, 1955, instrucciones de uso para encender una cerilla y mirar como quema y se apaga. Un año después se convirtió en uno de los miembros fundadores del movimiento Fluxus, aquel que reivindicaba el arte conceptual, la participación del espectador como parte de la creación-destrucción artística, la crítica institucional y la experiencia activista frente al culto del pop art y el minimal. Realizó conciertos Fluxus y performances junto a John Cage o Nam June Paik; filmó películas con Peter More, como Film No. 4. (Bottoms); y realizó su primera exposición individual en Lisson Gallery de Londres, Half-A-Wind Show. Las experiencias de Fluxus aparecieron continuamente en sus Voice Pieces y en la obra de la Plastic Ono Band que fundó junto a Lennon en 1969.

John Lennon, Yoko Ono, Nam June Paik y Shuya Abe en la Galeria Bonino, New York, 23 noviembre de 1971. Photo Tom Haar. Courtesy Kunsthalle Bremen © The Estate of Nam June Paik.

John Lennon, Yoko Ono, Nam June Paik y Shuya Abe en la Galeria Bonino, New York, 23 noviembre de 1971. Photo Tom Haar. Courtesy Kunsthalle Bremen © The Estate of Nam June Paik.

Nunca ha perdido el espíritu Fluxus, reivindicando la inmaterialidad del objeto artístico, la crítica institucional y la participación activa del espectador como co-autor en piezas aún por inventarse y que inevitablemente están destinadas a su desaparición. Décadas más tarde su práctica artística anti-institucional se presenta institucionalizada formando parte de la historia de los objetos fetiches presentados solo para ser mirados desde la distancia museográfica e histórica, limitando así su potencial crítico.

CUT PIECE, 1964

Yoko Ono fue una de las primeras artistas mujeres en trabajar desde el género como punto central de su obra. Creó situaciones donde describía las diferencias que implicaban el sexo y la etnia como base para explorar su procedencia cultural y su situación como mujer, en performance como Cut Piece (1964) y las películas Rape (1969), Freedom o Fly (1971). A pesar de que en su libro de 1971 Grapefruit y en las instrucciones de performance insiste en la no intencionalidad feminista –el performer no tiene por qué ser mujer-, resulta inevitable hacer una lectura en este sentido. En Cut Piece –performance realizada por primera vez en Tokio en 1964 y un año después en Nueva York– la artista que aparecía vestida de negro junto a unas enormes tijeras de sastre se expone a un público que sube al escenario y corta en trozos su vestido. Una acción donde expone su cuerpo en el espacio público y que anticipa las prácticas artísticas feministas posteriores.

DREAM, FLY, IMAGINE (SUEÑA, VUELA, IMAGINA)

Bajo la etiqueta de la artista desconocida más famosa del mundo: todo el mundo conoce su nombre, pero nadie sabe qué hace, Yoko Ono ha llegado a Bilbao con el despliegue mediático al que acostumbra, no solo para presentar la exposición retrospectiva que repasa su trayectoria, también para dejar parte de su mensaje optimista, aquel que solamente se entiende contextualizando los orígenes de su trabajo y su formación filosófica, basada en la meditación y el pacifismo. En esta ocasión ha repetido dos de sus históricas performance Promise Piece –donde reparte trozos de un jarrón de porcelana a los presentes bajo la promesa de reunirse en diez años– y Sky Piece to Jesus Christ, además de realizar inscripciones en el museo con caligrafía japonesa y la proposición de llamar de vez en cuando al teléfono de la instalación Telephone in Maze. La propia ciudad se convierte en el último testigo de su mensaje mostrando las palabras dream, fly, imagine a modo de vallas publicitarias en distintos puntos de la ciudad. Mensajes llenos de positividad que nos recuerdan que para la artista el arte y la vida son la misma cosa.

Yoko Ono "Lerro hau zirkulu handi handi baten parte da. (Esta línea forma parte de un gran círculo)", Guggenheim Bilbao, 2014. © Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono “Lerro hau zirkulu handi handi baten parte da. (Esta línea forma parte de un gran círculo)”, Guggenheim Bilbao, 2014. © Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono interviniendo en Guggenheim Bilbao, 2014. © Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono interviniendo en Guggenheim Bilbao, 2014. © Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono, "Play It By Trust", 1966, vista de la instalación en Guggenheim Bilbao, 2014. ©Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono, “Play It By Trust”, 1966, vista de la instalación en Guggenheim Bilbao, 2014. ©Guggenheim Bilbao.

Yoko Ono. Valla publicitaria de la exposición en Bilbao, 2014.

Yoko Ono. Valla publicitaria de la exposición en Bilbao, 2014.

Exposición Yoko Ono. Half-a-Wind Show. Retrospectiva. 14 de marzo, 2014 – 4 de septiembre, 2014. Guggenheim Bilbao. Comisario Jon Hendricks.

Versión ampliada del artículo publicado en PAC el 13 de abril, 2014.

Anuncios

2 Respuestas a “La artista famosa más desconocida del mundo. Yoko Ono en Guggenheim Bilbao

  1. Pingback: #12meses12expos Mis exposiciones favoritas del 2014 | Contemporaneidades·

  2. Pingback: #12meses12expos Mis favoritos del 2015 | Contemporaneidades·

Los comentarios están cerrados.