El Lissitzky. La experiencia de la totalidad

El Lissitzky (Smolensk, 1890 – Moscú, 1941), pintor, diseñador gráfico, fotógrafo, arquitecto, diseñador, es considerado uno de los artistas más revolucionarios, experimentales e influyentes de la primera mitad del siglo XX. Protagonizó las transformaciones sociales y políticas que se dieron en Europa y la Unión Soviética a principios de siglo, y aportó un sinfín de nuevas ideas siempre comprometido con el espíritu de la modernidad. A pesar de sus imprescindibles aportaciones su reconocimiento como artista ha tardado en ser revisado por considerarse uno de los principales propagandistas y difusores del régimen estalinista a través de sus diseños y en especial las revistas y libros.

Retrato de El Lissitzky

Retrato de El Lissitzky, s/f.

El Lissitzky, El constructor (Autorretrato), 1923-1924.

El Lissitzky, El constructor (Autorretrato), 1923-1924.

Trabajó al servicio de los soviets, siendo un activista fundamental para la propaganda estalinista, y sus novedosas ideas fueron muy difundidas en Europa convirtiéndose en uno de artistas más influyentes de la vanguardia europea. En 1921 se traslada a Berlín donde entra en contacto con los artistas de vanguardia europeos, encontrando en el dadaísmo de Kurt Schwitters y Hans Arp un nuevo campo de experimentación plástica. Abandona la pintura para centrarse en las posibilidades del fotomontaje, el diseño arquitectónico y de exposiciones. Desde finales de los años 20 El Lissitzky se convierte en el principal diseñador de los pabellones soviéticos en ferias y exposiciones internacionales. Su obra más influyente la encontramos en el diseño de libros y revistas, cuyas aportaciones son enormemente valiosas e innovadoras en el ámbito de la tipografía y el fotomontaje.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

La Fundació Catalunya-La Pedrera de Barcelona muestra la exposición El Lissitzky. La experiencia de la totalidad, comisariada por Oliva María Rubio, directora artística de La Fábrica. La exposición, que ya se pudo ver en este 2014 en el Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto y en el Museo Picasso de Málaga, ha incorporado algunas obras nuevas al conjunto expositivo, además de un audiovisual sobre el artista. Esta es, con total seguridad, la mayor muestra que se ha realizado sobre el artista ruso en nuestro país, pues ofrece la oportunidad de profundizar en una figura artística excepcional. Además de la selección de obras, que reúne pintura, dibujo, grabado, fotografía y diseño, tanto gráfico como topográfico, arquitectónico y de exposiciones procedente de diferentes colecciones públicas y privadas, La Pedrera ha incluido dispositivos que permiten visualizar la concepción de algunos proyectos así como el contenido de algunas publicaciones. Una oportunidad para conocer con mayor profundidad no solo a El Lissitzky, sino adquirir una conciencia mayor de cómo han trascendido los movimientos de vanguardia artística de las primeras décadas del siglo XX.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en  la Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en la Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad. Exposición en Fundació Catalunya-La Pedrera, 2014.

El Lissitzky, 2 Squares (Dos cuadrados), s/f.

El Lissitzky, 2 Squares (Dos cuadrados), s/f.

En este sentido El Lissitzky. La experiencia de la totalidad está en la línea de otras muestras que hemos podido disfrutar en los últimos años sobre las vanguardias y especialmente los artistas de vanguardia rusos. Recuerdo sobre todo la exposición en la Fundación Juan March La vanguardia aplicada en 2012, que reunía una treintena de artista y donde se revisaba el impacto de la vanguardia en los ámbitos de la tipografía y el diseño gráfico con especial influencia en la propaganda política e ideológica, la publicidad y los medios de comunicación. El Lissitzky forma parte de esa vanguardia aplicada que, a fin de cuentas, intentaba mejorar la vida a través del arte. Ardiente defensor de la ideología comunista con la que estuvo comprometido hasta el final de su vida, eligió trabajar con los medios artísticos que más contribuyeran al progreso de la sociedad. Tal vez este compromiso fue el que le llevó a abandonar la pintura de su primera etapa en la que combinaba el suprematismo y el constructivismo. La obra pictórica que El Lissitzky desarrolló entre 1919 y 1923 a través de sus Prounen –modelos utópicos a medio camino entre la abstracción pictórica, la arquitectura y el diseño- suponen un ensayo de lo que serán sus trabajos posteriores. Así, si el proun era un proyecto para la confirmación de lo nuevo, es decir, una experiencia utópica, sus obras de arquitectura y los diseños de propaganda de su etapa final respondían a esa necesidad de hacer real la utopía de la creación al servicio de la sociedad. Esta exposición reivindica la trayectoria de El Lissitzky no solo como el indiscutible propagandista del régimen estalinista, sino como un artista revolucionario que consideraba que el arte y los artistas podían contribuir al cambio social.

El Lissitzky. All for the Front! All for Victory!

El Lissitzky. All for the Front! All for Victory!, s/f.

URSS Lissitzky

El Lissitzky. Ilustración para la portada de la revista La URSS en construcción, 1940.

El Lissitzky. La experiencia de la totalidad, Fundació Catalunya-La Pedrera, Barcelona. 21 de octubre, 2014 – 18 de enero, 2015. Más información en la web de la Fundació Catalunya-La Pedrera.

Anuncios