Herramientas para artistas que trabajan en colaboración. Cabello/Carceller en el CA2M

HERRAMIENTAS PARA ARTISTAS QUE TRABAJAN EN COLABORACIÓN

Dos relojes de pulsera, casi iguales, inseparables, unidos por sus esferas, es uno de los objetos que forma parte de Borrador para una exposición sin título (cap. II), la retrospectiva que reúne las más de dos décadas de trabajo de Cabello/Carceller, en el Centro de Arte Dos de Mayo. Esta pieza, Herramientas para artistas que trabajan en colaboración, plantea una de las principales cuestiones que como colectivo abordan en su práctica desde comienzos de la década de los 90: la cuestión de la autoría.

Cabello/Carceller Prototipo número I: herramienta para artistas que trabajan en colaboración , 1995. Cortesía de las artistas Foto: cortesía de las artistas

Cabello/Carceller, Prototipo número I: herramienta para artistas que trabajan en colaboración, 1995. Cortesía de las artistas. Foto: cortesía de las artistas

Cabello/Carceller vienen a ser como esos relojes, imposibles de precisarse individualmente, al mismo tiempo que desafían la utilidad del objeto (reloj), convertido en metáfora de una nueva realidad artística que ya desde finales de los ochenta desafía las lógicas del sistema del arte. Un sistema perverso legitimado desde la producción del objeto (arte) y desde la definición del autor, es decir, el que tiene autoridad. Un sistema que ha acabado por aceptar el intercambio de posiciones entre Helena Cabello y Ana Carceller. Ya casi ha dejado de incomodarnos no saber quién es quién y quién hace qué. Más aún cuando buena parte de su producción emplea estrategias de apropiación recurriendo a colaboradoras, casi siempre ajenas al mundo del arte, haciendo presentes así otras subjetividades en sus performances y obras multimedia. Desde los comienzos de su carrera han generado uno de los discursos más coherentes en la crítica a la producción artística contemporánea y la puesta en crisis del concepto de artista romántico, principales argumentos para la vigencia de las lógicas del mercado.

Aunque han sido leídas casi exclusivamente desde las teorías sobre el género, algo que desde luego no es equívoco, sí limita la posibilidad de cualquier otra interpretación. Por lo que se agradecen en esta exposición las distintas capas de lectura ofrecidas, porque la de Cabello/Carceller no es solo la propuesta que vemos, también la que leemos. Su trabajo se refiere a la fricción entre cultura y política, incorporando discursos sobre la construcción identitaria de los sujetos contemporáneos, la mascarada como recurso de construcción o la violencia física y simbólica que se ejerce cada vez de una manera más sofisticada sobre aquellos cuerpos que se perciben como otros. Pioneras en la introducción de la teoría y práctica queer en el contexto artístico español, como también  en el uso de los lenguajes multimedia y la performatividad, su trabajo probablemente ha sido entendido a destiempo. Con su presencia en el Pabellón Español de la Bienal de Venecia en 2015, llega el (re)conocimiento a una trayectoria artística casi imprescindible para entender los discursos disidentes del arte, el comisariado y cualquiera de sus posibilidades híbridas actuales.

QUEERIZAR LA INSTITUCIÓN (MUSEO)

Esta exposición es la primera comisariada por Manuel Segade que llega a esta nueva etapa del CA2M tras un período de dulce transición, que entre otros cambios ha traído una sutil reforma arquitectónica firmada por Andrés Jaque. Esta intervención ha rescatado una estructura suspendida en la tercera planta, prácticamente inutilizada anteriormente, ahora espacio de acción para dar voz a las víctimas de la violencia homofóbica, metafóricamente visibles desde un espacio que ya es accesible. Espacio suspendido sobre el museo para hacer que cualquier intervención sobrepase su propio lugar, ese desde donde miramos y somos miradas, como esos intercambios de posiciones que proponen Cabello/Carceller.

El museo se resuelve gracias a la arquitectura como un lugar raro que puede enunciar y cuestionarse al mismo tiempo. La posibilidad de queerizar la institución museo viene sobrevolando el CA2M desde sus comienzos, principalmente desde las pedagogías. Desconozco como funcionó el primer capítulo de esta exposición de Cabello/Carceller en su primera sede, el MARCO de Vigo, pero desde luego que en el CA2M tiene sentido su celebración, que además llega acompañada de un archivo queer de libre consulta en la biblioteca del centro producto de las lecturas generadas en el curso Pero… ¿qué es queer?

Cabello/Carceller, ejemplo de que se puede trabajar sin la presión del éxito –como dirían Guerrilla Girls-, son indiscutiblemente una de las principales inspiraciones para la práctica artística, teórica y curatorial de quienes vienen trabajando relatos alternativos desde los feminismos y lo queer.

Borrador para una exposición sin título (cap. II) Cabello/Carceller. Centro de Arte Dos de Mayo, CA2M, Móstoles, Madrid. 20 de enero – 7 de mayo, 2017.

Anuncios